Acné En El Embarazo: Causas y Tratamiento

El Acné en el embarazo y cómo combatirlo. El acné, esas erupciones protuberantes de espinillas que tienden a brotar justo cuando tendrás un encuentro o una boda en tu calendario – pueden aparecer en tu cara, en la orilla de tu cabello, cuello, pechos, y, sí, en tu trasero. Incluso si no has tenido una espinilla horrible desde tu noche de graduación, puede que te salgan algunas mientras estas embarazada.

Acné en el Embarazo: Causas

Dos cosas pueden causar estos brotes, los cuales tienden a salir en algún momento cerca de la semana 6 de embarazo: el aumento de las hormonas, por supuesto (en este caso, la progesterona) causa que tus glándulas incrementen las secreciones de grasa que forman el acné, llamadas sebo. Pueden trancar los poros y causar que se acumulen bacterias, provocando brotes. Y además tu cuerpo esta reteniendo mas fluidos, los cuales contienen toxinas que pueden conducir a más espinillas. ¡Asco! Veamos ahora cómo combatir el acné en el embarazo.

Tratamiento: Qué puedes hacer al respecto

Asearte. Tu mejor ofensiva es una buena defensa: evita brotes y cicatrices teniendo un buen cuidado de tu piel durante el embarazo: Limpia tu piel con cuidado con un limpiador suave y sin jabón dos veces al día, una vez en la mañana y una vez en la noche. Asegúrate de lavar y enjuagar bien, especialmente alrededor del borde de tu cabello y quijada, donde los poros tienden a trancarse. Lava tu cabello regularmente, especialmente si es grasoso. Y mantén tus fundas de almohadas, toallas y cualquier sombrero que uses regularmente limpio también.

Acné en el embarazo

Acné en el embarazo

No restregar las espinillas. Lavar mucho tu cara o ser muy agresiva restregándote no funciona – no solo porque probablemente tengas la piel extra sensible durante el embarazo, sino porque el lavado excesivo le quita la hidratación natural a tu piel, lo que a su vez causa que tus glándulas grasosas entren en sobremarcha tratando de reponer lo que has removido, haciendo más propensos los brotes. Y no exprimas o toques las espinillas tampoco, no importa cuán fuerte sea la tentación. Como tu madre siempre te advirtió (y esta vez ella tiene razón), estas tácticas solo harán que las espinillas duren más y pueden causar cicatrices.

Hidratación. Aunque pueda parecer contraintuitivo, usar un hidratador libre de grasa realmente puede ayudar a reducir la irritación – algunas veces la piel muy seca por los jabones fuertes para el acné es mas propensa a los brotes. Lee bien antes de comprar. Busca productos de cuidado de piel, maquillaje, e incluso cuidado de cabello que sean libre de grasas y estén etiquetados como no comedogénico o no acnegénico (Formulados para no causar acné). Los maquillajes hidratantes y libres de grasa son una buena idea también.

Protegerse del sol. Muchas medicinas usadas para acabar con el acne (incluyendo aquellas que son seguras de usar durante el embarazo) pueden hacerte mas propensa a quemaduras solares. Y mientras el sol puede ayudarte a secar tus heridas de acné, esa ayuda no viene sin un precio: mucho sol no solo aumenta tu riesgo de cáncer de piel y causa temprano envejecimiento de la piel, también puede traer otras manchas durante el embarazo. Cuando sea que vayas al exterior, usa un protector solar de por lo menos 15 FPS – y que sea libre de grasa. Mejor aún, hazlo en la sombra (una sombrilla puede ser una forma de verse muy de moda).

Incrementa tu ingesta dietética de vitamina A – lo que ayuda a mantener la piel saludable. La encontrarás en alimentos como la leche, pescado, huevos, y zanahorias. Evita los suplementos extra de vitamina A ya que se ha demostrado que un exceso de vitamina A puede causar defectos de nacimiento, y concéntrate en obtener una amplia vitamina A a través de una saludable dieta.

Aliméntate inteligentemente. Hablando de dieta, cortar (o simplemente recortar) el azúcar y los granos refinados puede hacer maravillas por tu piel (en vez, opta por granos enteros). Además, las grasas no saludables (también conocidas como grasas saturadas encontradas en comidas fritas y muchas horneadas) pueden empeorar el acné, así que reemplaza estas comidas por grasas estimulantes para la piel como el aguacate, salmón, nueces, y almendras. Más comidas buenas para la piel: frutas coloridas frescas y vegetales y, créelo o no, pequeñas cantidades de chocolate oscuro (mientras mas oscuro mejor). Solo come con moderación.

Beber mucho. Tomar bastante agua ayuda a limpiar tu piel, la mantiene humectada y despejada.

Habla con tu medico. Él o ella pueden recomendar qué tratamientos para el acné tópico se pueden utilizar – algunos permitirán peróxido de benzoilo o acido azelaico (una crema antibacterial disponible solo por prescripción). También es posible que puedas utilizar cremas que contengan eritromicina u otros antibióticos – siempre y cuando tu medico te lo permita. Ácido glicolico y exfoliantes para restregar también pueden ser seguros de usar – pero no uses ninguna medicina, tópica u oral, a menos que sea prescrita o permitida por un medico que sepa que estás embarazada (o tratando de concebir).

Acné en el Embarazo: Soluciones a evitar

Los brotes en adultos algunas veces son abordados con productos muy fuertes como Accutane, Retin-A, y otros retinoides tópicos (Tretinoína, isotretinoína, tazaroteno y adapaleno) – Los cuales están completamente fuera de los limites hasta después del parto y destete, ya que pueden ser absorbidos por la piel hasta la leche materna y tu corriente sanguínea y la de tu bebe. Los medicamentos prohibidos durante el embarazo: tetraciclina e isotretinoína oral, ambos pueden causar defectos de nacimiento.

Acné durante el embarazo

Acné durante el embarazo

De hecho, es mejor evitar cualquier medicina oral para el acné durante el embarazo (aunque la eritromicina oral puede ser prescrita de forma segura para el acné severo).

Dos medicinas tópicas comunes, beta-hidroxiácido (BHA) y ácido salicílico, no han sido estudiadas en mujeres con embarazo y pueden ser absorbidas por la piel. Hay un alto rango de productos que contienen estos químicos, incluyendo cremas costosas para la piel además de opciones de farmacéuticas como Neutrogena, Aceite Olay, y productos de Avon – incluso los siempre populares parches de Stridex. La clave para mantenerte segura es leyendo las etiquetas y mantenerte alejada si ves BHA o acido salicílico en la lista de ingredientes, por lo menos hasta después del parto y destete. Si utilizaste productos que contiene beta-hidroxiácido o acido salicílico antes de saber que estabas embarazada, no te preocupes. Solo deja de usarlo ahora. Veamos algunos remedios naturales para las espinillas y el acné en el embarazo.

Remedios Naturales Caseros para el Acne durantel el Embarazo

Vinagre de sidra de Manzana

Mojar una bola de algodon con vinagre de manzana crudo y sin filtrar y aplicar en la piel para que absorba la grasa. Mezclar una parte de vinagre con tres partes de agua destilada. Esto creará un tonificante natural que es rico en enzimas naturales y alfa hidroxiácidos.

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio seca la grasa en tu piel y promueve la curación. Haz un tratamiento natural mezclando una cucharada de bicarbonato de sodio con una cucharada de agua. Aplícalo individualmente a las espinillas. Deja que se seque antes de lavártelo.

Frutas Cítricas

Espinillas en el embarazo

Espinillas en el embarazo

El alfa hidroxiácido se encuentra en frutas cítricas como limones y limas. Cuando el jugo de un limón o una lima se aplica a tu piel, ayuda a destapar los poros y remover células muertas de la piel, de acuerdo con la clinica Mayo. Estas propiedades astringentes y antibacteriales son efectivas como un exfoliante. Exprime el jugo de un limón o una lima, y aplicalo directamente sobre lugares con una bola de algodón. Déjalos por 10 minutos o hasta que se seque, y luego enjuague con agua fría.

Miel

La miel tiene propiedades antibacteriales y antisépticas. También es un calmante para la piel. Para aplicar, primero enjuaga tu cara con agua tibia. Aplicar la miel directamente al área afectada. Déjala en tu piel por 20 o 30 minutos. Enjuaga con agua tibia.

Aceite de coco

El aceite de coco tiene propiedades antibacteriales y anti fúngicas. También es un calmante para la piel y es fácilmente absorbido. Aplicar aceite de coco virgen en vez de un humectante antes de ir a dormir.

Avena y Pepino

El pepino y la avena ofrecen propiedades calmantes y refrescantes para la piel. Para un tratamiento casero, intenta con esta mascara natural. Utiliza ingredientes completamente naturales comúnmente encontrados en la cocina. Simplemente mezcla, colócalo en el congelador, y aplícalos a tu cara por 10 o 15 minutos.

Aquí concluye este artículo sobre las causas del acné en el embarazo, y sus tratamientos caseros y médicos. Sigue navegando esta web para descubrir más sobre acné y espinillas.

Acne-y-espinillas

Añadir comentario